El seguro obligatorio de vehiculos

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasSeguros

Seguro de vehiculosEn el curso de gestión financiera, cuando estudiamos los seguros, analizamos el seguro obligatorio de vehículos.

Éste es uno de los pocos seguros que existen, que son de obligada contratación para los propietarios de vehículos a motor. Por razones obvias, los vehículos están expuestos a un sinfín de riesgos, al estar en continúo movimiento. En estos desplazamientos pueden ocurrir accidentes que causen daños a los ocupantes, al vehículo y a terceros.

Los daños que provoque el coche, pueden ser tanto materiales (en edificios, en otros vehículos, en mobiliario,…) como personales, lesionando a peatones, los pasajeros de otro vehículo,…

Todos estos daños a terceros, son los que cubre el seguro obligatorio de vehículo, y repito, son los daños que el accidente del vehículo causa a personas o bienes de otras personas, no del conductor.

No obstante, el seguro de vehículos ha evolucionado mucho, y ahora puedes incluir más coberturas y prestaciones, que cubran más eventualidades que pueden ocurrirte con tu vehículo.

Una cobertura muy común, que muchos conductores suelen incluir es la garantía de rotura de lunas. Las lunas del coche son un elemento muy expuesto, y el impacto de una piedra u otro elemento puede dañarlos, por lo que, incluirlo en el seguro es una buena opción.

Vivo en el medio rural, y una garantía que se está convirtiendo en nuestra zona casi de obligada contratación, es la de daños por colisión con animales. Sufrimos estos últimos años una invasión de jabalís, y estos animales es frecuente que crucen la carretera de noche, de tal manera que no los ves hasta que chocas con ellos. Esta cobertura cubre los daños que puede sufrir el vehículo por el impacto con este tipo de animales, o cualquier otro que se pueda cruzar en el camino.

Asistencia en carretera también es una cobertura que recomendaría contratar, ya que, nadie está libre de sufrir una avería, y si al gasto que te ocasiona la reparación, tienes que sumar el coste de la grúa, el disgusto será mayor.

¿Sabes que tienes contratado en tu seguro? ¿Habías pensado sobre ello? Revisa tu póliza, y decide qué es lo que tú necesitas.

Deja un comentario