Como ahorrar en 2018

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasActualidad,Ahorrar

Como ahorrar en 2018

Ahorrar en 2018, dejar de fumar, ir al gimnasio, aprender a cocinar, caminar más, empezar a hacer pilates, comer más sano, aprender inglés, leer una novela de algún premio nobel de literatura,… son algunos de los propósitos que muchos se plantean al inicio de año.

Seguro que tú también has hecho ya tu lista, y como cada año, muchos de estos propósitos no llegarán a febrero, porque, sinceramente, ¿qué año los hemos cumplido?

Yo quiero centrarme en uno, y hacer por fin que este año se cumpla: ahorrar.

Para conseguirlo, voy a darte algún consejo, de manera que no quede en la lista de propósitos de año nuevo, y que forme parte de tu lista de logros en 2018.

En primer lugar, es imprescindible que el ahorro sea preventivo, es decir, antes de empezar a gastar. Es una costumbre muy arraigada pensar que el ahorro es lo que queda al final de mes, después de haber realizado todos los pagos. Este es un grave error, que evita que consigamos ahorrar. Si a final de mes te queda algo, es muy tentador darse un caprichito, o comprar un poquito más, porque total, “todavía me queda dinero”.

Para ahorrar hay que hacerlo antes de comenzar con los gastos del mes, cuando está tu nómina recién ingresada en tu cuenta.

Dependiendo de tu nivel de ingresos, a principio de mes debes traspasar una cantidad de dinero fija a otra cuenta. Es muy fácil dejarlo programado con las opciones que nos da la banca online, y si no tienes este servicio, puedes solicitarlo en ventanilla, en tu entidad financiera. El traspaso entre cuentas del mismo titular y la misma entidad financiera no tiene gastos ni comisiones.

El importe de esta cantidad es recomendable que suponga un 10 % de tus ingresos, de tal manera que si mensualmente ingresas 1.500 € por tu sueldo, esta cantidad debería rondar los 150 €. Si es la primera vez que intentas ahorrar, igual te cuesta un poquito más, por lo que puedes empezar con una cantidad inferior (¿digamos un 5 %?), para que se te haga más llevadero al principio.

El dinero es imprescindible que lo pases a otro producto financiero, ajeno a las cuentas que utilizas en el día a día. Puede ser una cuenta de ahorro, un fondo de inversión, un plan de ahorro,… Eso ya dependerá de tus conocimientos financieros y de tu tolerancia al riesgo, pero debe estar separado del dinero de las cuentas que manejas a diario para sacar efectivo y realizar pagos con tarjetas.

Siguiendo este método, comenzarás el mes con un disponible de 1.350 €, siguiendo el ejemplo de unos ingresos de 1.500 €, y ese es el importe que tendrás para tus gastos.

A final de año, en la cuenta en la que tienes el ahorro, tendrá un saldo de 1.800 € a tu disposición, para imprevistos, o para el propósito que hayas decidido destinarlo.

¿Qué te parece el plan? ¿Empezamos? En diciembre de este año, me cuentas.

Deja un comentario