Clausulas suelo

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasActualidad,Financiación

clausulas sueloSeguro que la semana pasada oíste la noticia del fallo del Tribunal Supremo Europeo, fallando a favor de los consumidores al considerar que son abusivas las clausulas suelo establecidas en la inmensa mayoría de los préstamos hipotecarios a interés variable.

Qué son las clausulas suelo

La clausula suelo es la condición que se establece en un préstamo a interés variable de tal manera que si el índice de referencia baja por debajo de un determinado nivel, el interés a aplicar a la operación no podrá bajar de un tope establecido.

Vamos a verlo con un ejemplo que seguro que queda más claro: un préstamo hipotecario referenciado al EURIBOR, con un interés variable del EURIBOR + 0,99 puntos por un importe de 150.000 € a 20 años.

Este préstamo se firma en septiembre de 2008, cuando el EURIBOR estaba al 5,384 %. El interés a aplicar en el primer periodo para la operación resulta del 6,374 %.

Para esta operación, la cuota mensual a pagar será de 1.107,26 €, hasta la siguiente revisión.

Si la entidad financiera impone una clausula suelo del 2 %, en ese momento al firmante del préstamo le pasa desapercibida y prácticamente ve con ilusión llegar a esa clausula suelo.

Si recuerdas, ya hablamos en febrero de este mismo año de que había entrado en valores negativos. En septiembre de 2016, momento en que tocaría la revisión de este préstamo, el EURIBOR estaba al -0,057 %

Si se revisa este préstamo, en diciembre de 2016, quedaría un interés del -0,057 + 0,99 = 0,933 % para aplicar a la operación durante el siguiente periodo.

El problema, es que al tener una clausula va a impedir al cliente beneficiarse de esta bajada, ya que su clausula suelo del 2 %, es mayor que el resultado de la revisión, y por tanto no puede aplicarse un interés menor.

Si lo miramos la diferencia que resulta en la cuota, tendríamos que al aplicar la clausula suelo, el cliente deberá pagar 861,51 € durante este periodo. Si no se aplicara la clausula suelo, la cuota resultante sería de 809, 30 €.

Como puedes ver, la diferencia es de 52,21 € mensuales, 626,52 € anuales, una cantidad realmente importante.

¿Qué dice la sentencia del Tribunal Supremo Europeo?

La sentencia establece que estas clausulas son abusivas y obliga a los bancos y entidades financieras a devolver el dinero cobrado de más a los clientes en los que la clausula suelo impidió beneficiarse de la bajada general de los tipos de interés.

Como y cuando devuelven los bancos estas cantidades, lo iremos viendo en estas semanas, pero sin duda es una gran noticia para todos aquellos se vieron perjudicados por esta clausula en sus hipotecas.

 

 

Deja un comentario