Presupuesto familiar: planificar es la clave

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasFinanciación,Inversión

Presupuesto familiar

Para llegar a fin de mes sin problemas, es esencial elaborar adecuadamente un presupuesto familiar, y para eso hoy os voy a echar una mano. Hoy día existen multitud de aplicaciones y herramientas digitales en el mercado que os pueden servir para este fin.

El año pasado os hablaba en este mismo blog de Fintonic, una app disponible tanto para Android como para iPhone, que conecta con la cuenta bancaria, y clasifica y ordena tanto gastos como ingresos, presentando unos balances muy gráficos, que permiten hacer un seguimiento exhaustivo de las entradas y salidas de fondos en nuestras cuentas bancarias, y con la adecuada clasificación, descubrir a qué destinamos la mayoría de nuestros gastos.

No obstante, y aunque Fintonic está avalada por múltiples instituciones que garantizan que van a realizar un adecuado trato de los datos bancarios, sé que muchos de vosotros no estáis cómodos con  permitir el acceso de aplicaciones a vuestras cuentas, por lo que para que podáis elaborar un presupuesto familiar sin necesidad de ningún programa y sin ceder ningún dato personal a terceras personas, hoy os traigo un modelo de presupuesto descargable, listo para imprimir, y confeccionar vuestro presupuesto familiar.

Elaboración del presupuesto familiar

En general, un presupuesto familiar, debe contener dos columnas, una para ingresos y otra para gastos. ¿Qué ocurre en un presupuesto familiar? Que generalmente los ingresos está muy claros y definidos, mientras que los gastos están más dispersos e indefinidos.  Por ello es imprescindible sentarse con calma, recopilar y ordenar todos los tickets, facturas, recibos,… de la casa, para no dejar de incluir ninguno.

Los ingresos suelen venir siempre de las rentas del trabajo en forma de salario, o pensión o de la actividad empresarial. Cuando los ingresos vienen del trabajo por cuenta ajena, la columna de los ingresos se limita al salario de las personas que trabajan, por lo tanto, aunque he puesto más filas, muchas de ellas no es necesario rellenarlas. No obstante, aunque los ingresos estén muy claros y definidos, es necesarios verlos por escrito, sumarlos en el caso de que haya más de uno, contrastarlos con los gastos.

Los gastos, como veis en el descargable es recomendable dividirlos en dos grandes categorías: fijos y variables. En el curso de finanzas todavía realizamos una clasificación más pormenorizada, pero con estas dos grandes categorías, en un principio os puede servir.

En los gastos fijos incluiremos todos los gastos mensuales que hay que atender de manera obligatoria: hipoteca, alquiler, seguros, cuotas de préstamos personales,… Estos gastos son los que hay que priorizar en el pago, ya que incurrir en un retraso puede acarrearnos graves problemas legales y financieros.

En los gastos variables recogeremos todos aquellos que están en función del consumo que hacemos. Los denominamos variables porque nuestro comportamiento influye en su importe, de tal manera que modificando o alterando nuestros hábitos, podemos obtener un aumento o una reducción de los mismos. Luz, teléfono, gas, gasto supermercado, gasolina, parking,… son algunos de los ejemplos que debemos incluir en el presupuesto como gastos variables.

Una vez recopilados todos los gastos e ingresos que vamos a tener en el mes, no queda más que sumar, y comparar ambas columnas. Por supuesto, cuanto mayor sea la diferencia entre ingresos y gastos, en mejor situación financiera nos encontramos, ya que, una vez atendidos los gastos del mes, logramos obtener un ahorro. Una situación ideal sería situar este ahorro en el 10 % de los ingresos, y si en un primer momento no os sale, como hemos dicho, donde más fácil podemos intervenir para ajustarlo, es en el consumo de los gastos variables.

Descargaos el modelo que os propongo de presupuesto familiar, confeccionarlo y me contáis cómo os sale. Si tenéis dudas, ya sabéis que estoy a la vuelta de un click.

Deja un comentario